EL RINCÓN DEL OPOSITOR ¿MÁS DOMINADAS? TRABAJA TU CORE

En el anterior artículo de nuestro “Rincón del opositor” para Owner – Es algo personal, planteábamos una progresión para mejorar en tus dominadas. La manera más “funcional” y con mayor transferencia para mejorar en las mismas; hacer dominadas.

Ahora bien, también comentábamos toda la musculatura implicada en una dominada o pull up y por lo tanto intentamos, en un segundo plano, intentar fomentar preguntas como…

¿Y si mi musculatura implicada en la misma es débil?

¿Tengo preparada esa musculatura para hacer las dominadas que me propongo?

Y la más importante… Si mejoro “analíticamente” esa musculatura implicada en la dominada, ¿mejoraré en mis dominadas?

La respuesta es , y ahí es donde llega la hora de trabajar tu CORE (o al menos gran parte de la musculatura que lo compone de manera analítica).

 

CORE

Según Bergmark (1989), el CORE se compone por la siguiente musculatura:

  • Sistema estabilizador local: Intertransverso, interespinal, multífidos, longísimo del tórax (porción lumbar), cuadrado lumbar, transverso abdominal, oblicuo interno.
  • Sistema estabilizador global: Longísimo del tórax (porción torácica), Intercostal, cuadrado lumbar, recto abdominal, oblicuo externo, oblicuo interno.

Una zona media (CORE) equilibrada y fuerte en su función nos supondrá:

  • Una correcta estabilización del cuerpo.
  • Mayor transferencia, por cadenas musculares, de fuerza entre partes superiores e inferiores (brazos y piernas) mediante el soporte que ejerce nuestra zona media.
  • Mejora la eficiencia del movimiento
  • Mayor equilibrio y coordinación corporal.
  • Mayor fuerza y elasticidad mediante el “cinturón lumbo-abdominal (complejo lumbo-pélvico-cadera (Sacro-Ilíaco)).

Como conclusión, el CORE, o más bien la musculatura que lo compone es una musculatura diseñada para impedir el movimiento y no para generarlo, aunque si para transferirlo. Es decir, es la musculatura que nos mantiene erguidos evitando que “nos doblemos” o cedamos ante una carga de cualquier tipo y en cualquier plano.

Por lo tanto, nos encontramos ante una musculatura anti-flexora, anti-extensora, anti-rotadora, etc. Y por lo tanto la mejor manera de trabajarla (de manera funcional) será mediante ejercicios de anti-flexión o anti-extensión, etc.

 

Vamos entonces a presentar un ejercicio clave para trabajar tu CORE ya que presenta una activación muy alta en la musculatura que lo compone, con la mayor funcionalidad posible y con un ratio lesivo mínimo.

 

Power Wheel:

Este es uno de los ejercicios de mayor activación de recto abdominal entre otros y su sencillez, siguiendo una serie de parámetros lo hacen uno de los ejercicios más interesantes a realizar si quieres mejorar tu CORE y por lo tanto tus dominadas.

1

Es un ejercicio anti-extensión en dinámico que vamos a realizar con una power Wheel o rueda abdominal. Si no dispones de la misma puedes hacerlo con una toalla que deslice sobre el suelo donde trabajes.

2 3Premisas:

  • No pronuncies la lordosis lumbar (extiéndete como una “tabla”):

4

  • Controla la cadera; debe extenderse en consonancia con los brazos y tu torso. No dejes el glúteo atrás extendiendo solo el tronco, extiéndelo todo a la vez.
  • Control el movimiento desde la cadera y el abdomen (actívalo intrínsecamente, controla la respiración para activar el transverso).
  • No bloquees tus codos en extensión, déjales una mínima flexión controlada.
  • Intenta trasferir todo el movimiento desde tu abdomen.
  • Activa tus glúteos.
  • Controla la respiración en fases concéntrico-excéntrico.

 

Variantes:

  • Si no eres capaz, bloquea tus pies contra el suelo para ayudarte en la “tracción del movimiento con la cadena posterior de tu pierna (isquiotibiales):
  • Activa tus isquiotibiales en flexión de rodilla isométrica con un fitball:

5 6

  • Power Wheel curvado: realiza un pequeño giro al final de la extensión del movimiento.
  • Power Wheel desde bipedestación: realiza el movimiento de la manera más dura posible, desde de pie, conforme más abras tus piernas mayor será la estabilidad y flexibilidad por lo tanto menor dificultad en el movimiento (dentro de la gran dificultad que ya tiene el mismo):

78

Recuerda que, aunque puedes adquirir esta rueda en cualquier tienda de deportes a un precio muy bajo, si no deseas gastarte el dinero en ella (en torno a 10€), puedes realizarlo con una toalla aunque la fuerza de rozamiento que ejerce la misma sobre el pavimento que la deslices dificultará la movilidad del mismo.

 

Ya seas opositor o no, este es un ejercicio indispensable en tu rutina para trabajar tu zona media o CORE de una manera eficaz y activa con lo que obtendrás resultados tanto de rendimiento y estéticos como por transferencias de fuerzas hacía gestos deportivos.

En  próximos artículos seguiremos ofreciendo ejercicios para mejorar musculatura implicada en las determinadas pruebas establecidas para oposiciones a bombero y policía.

 

Recuerda, por norma general; “A mayor estabilidad, mayor activación muscular en la musculatura a desarrollar”.

 

Adrián Goiburu

Entrenador personal

Preparador físico

Adrián

Escápula alada a fondo. Lo que no te contaron

pull over bilateral
Cuando existe una escápula alada, el borde interno de la escápula sobresale del tórax en sentido posterior. Esta alineación está asociada a una debilidad del músculo serrato anterior, que es el encargado de mantener la escápula en su posición correcta asociada íntimamente con la parrilla costal. Se sitúa en la cara anterior de la escápula y forma el nexo real entre el esqueleto y ella, y eleva el margen supero-externo de la escápula, elevando así la extremidad y facilitando la proyección del hombro en tres dimensiones del espacio.

Otras alteraciones en la alineación que pueden contribuir a la aparición de escápula alada son la columna torácica aplanada, dorso redondeado o la escoliosis. En la escoliosis, las escápulas tienen un aspecto notablemente asimétrico en su alineación.

Cuando el subescapular está hipertrofiado, las escápulas parecen aladas porque los bordes vertebrales de las escápulas son prominentes. Sin embargo, no están rotadas en el plano frontal pero tampoco están adosadas al tórax. Una exploración cuidadosa de la escápula indica que es la totalidad de la escápula la que sobresale del tórax y no solo el borde vertebral. Esta alteración se ve a menudo en pacientes que practican regularmente tracción en barra fija o actividades de escalada.

        Existe una alteración del balance neuromuscular de la cintura escapular: algunos de los músculos de la escápula funcionan mal y ésto puede alterar el funcionamiento de la escápula traduciéndose en una escápula alada.

No hay ningún otro hueso en el cuerpo que funcione de manera similar a la escápula. Si no fuese por la pequeña unión acromio-clavicular y un par de ligamentos, la escápula no estaría unida por ningún hueso al resto del esqueleto.

Una mala posición escapular lleva a una mala estabilidad, lo que lleva a un mal funcionamiento del resto de articulaciones del hombro.

Causas: se produce en personas con mala alineación de la escápula. Esta mala postura es adquirida y en muchos casos es posible corregirla. Se puede adquirir:

  • Por malos hábitos posturales, como es el caso de llevar las mochilas en un solo hombro.
  • Coger siempre los pesos con el mismo brazo, no tener una buena posición anatómica adecuada.
  • Acortamientos musculares del haz clavicular del pectoral mayor, trapecio y redondo mayor.
  • Tracción del cuello y accidentes de tráfico.

Factores de riesgo: daño o contusión del nervio torácico largo, que inerva el serrato anterior (por una contusión o traumatismo directo sobre el hombro, tracción del cuello o accidente de tráfico) y/o debilidad del músculo serrato anterior. Así la escápula queda libre de contención muscular y le lleva a alarse.

Síntomas:

  • Protusión de la escápula sobre la espalda (aspecto de pequeñas alas).
  • Dolor y elevación limitada de hombro.
  • Dificultad para levantar pesos.
  • Presión sobre la zona al sentarse en una silla.

Diagnóstico:

  • Empujar contra la pared. Es positivo si al empujar sobresale el borde interno de la escápula. Indica debilidad del músculo serrato anterior.
  • Electromiograma, para ver si existe daño en el nervio.
  • Radiografía, para descartar alguna enfermedad ósea oculta.

Tratamiento:

  • Fortalecer el músculo serrato anterior, que es el responsable de pegar la escápula a la parrilla costal. Sin una buena estabilidad de escápula, las cargas son transmitidas a la articulación gleno-humeral, dando lugar a lesiones.

Estos ejercicios deberán ser supervisados por un fisioterapeuta (especialmente si existe lesión del nervio torácico) y/o por un especialista del entrenamiento si la escápula alada fuese adquirida o postural. Los ejercicios se consideran la primera línea de tratamiento para escápula alada, ya que refuerzan los músculos débiles como el serrato anterior y mejora la función de su nervio si hubiese lesión. Estos ejercicios si se hacen con regularidad y de forma correcta, restaura la función normal del hombro en poco tiempo.

Los mejores son:

  • Pull over y sus variantes.
  • Planchas con deslizamiento tanto en horizontal como en vertical (en pared) con foam roller.

pull over bilateral

Plank vertical foam roller

Plank

Plan k con desplaz

 

 

 

 

 

 

(Se pueden hacer unilateral o bilateralmente, dependiendo de cómo sea la afectación y siempre bajo el consejo del fisioterapeuta y guiado por un entrenador personal)

  • Tratamiento quirúrgico: cuando el tratamiento rehabilitador no consigue alcanzar sus objetivos.

 

Prevención: cuando la escápula alada es postural o adquirida, se puede prevenir con una buena educación postural, especialmente desde la niñez. Algunas recomendaciones para ello serían:

  • Evitar que el niño coja pesos excesivos (mochila cargada de libros).
  • Promover una posición escapular adecuada, con ella pegada al respaldo y cabeza alineada con columna.
  • Evitar cargar mochilas unilateralmente.

Para mantener una buena postura no es necesario mantenerla permanentemente, el cambio de posición ayuda a aliviar tensiones musculares. Se entiende por buena postura la que mantenga el cuerpo sin tensión y sin perturbar el buen funcionamiento del organismo, de pie o sentado.

 Como conclusión, el tratamiento de fisioterapia y el ejercicio terapéutico, son las mejores herramientas para solucionar la disfunción de la escápula alada.

 

Bibliografía:

-Sahrmann S.: “Diagnóstico y tratamiento de las alteraciones del movimiento”.

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

Pectoral y activación muscular. Lo que debes saber

Conocer los efectos de un ejercicio sobre un grupo muscular en concreto es muy importante sobre la eficiencia del trabajo sobre él. Para valorar lo que ocurre en las fibras que lo componen, resulta tremendamente útil la medida con electromiógrafo (EMG). Los valores que ofrece pueden ser medidos según el valor medio o el valor pico. Probablemente el primero sea más útil en el desarrollo muscular (hipertrofia) y el segundo en el desarrollo de la potencia y el ámbito del rendimiento deportivo, donde lo más importante es la velocidad de ejecución.

En este artículo se va a valorar los ejercicios con mayor activación para el pectoral mayor y los tras haces que lo componen mediante EMG. A continuación se muestran los ejercicios que tienen valores medios más elevados según B. Contreras:

 

PECTORAL SUPERIOR O HAZ CLAVICULAR

1- Mid Pulley Crossover:

2c

 

 

 

 

 

2- Band push up:

3c

 

 

 

 

 

3- JC Band press:

4c

 

 

 

 

 

 

PECTORAL MEDIAL O HAZ ESTERNAL

1- Dumbbell brench press:

5c

 

 

 

 

 

 

2- Floor press:

6c

 

 

 

 

 

3- Fly:

7c

 

 

 

 

 

 

PECTORAL INFERIOR O HAZ COSTAL

1- Weighted dips:

8c

 

 

 

 

 

2- Blast strap push up:

9c

 

 

 

 

 

3- Guillotine press:

10c

 

 

 

 

 

 

Para la activación pico, el ejercicio con mayor activación prácticamente en los tres haces, es el Guillotine Press, un ejercicio poco utilizado y que debe tener cabida en los programas de entrenamiento de pectoral para hipertrofia o potencia con un sentido hacia el rendimiento y mediante un control por parte de un profesional debido a la presión que ejerce dicho ejercicio sobre la cavidad subacromial.

Para la activación media, resultan sorprendentes los valores de Floor Press y Band Push Up, ejercicios muy diferentes y con gran activación, principalmente por el trabajo en bajo ROM del primero y por la resistencia progresiva en el segundo.

Como conclusión, decir que las variantes de los diferentes ejercicios pueden suponer una buena opción para evitar trabajar siempre en el mismo rango, con el mismo vector de fuerza provocando el mismo estímulo, y la presencia de diferencias estimulares aportan muchas ventajas en el trabajo de hipertrofia o potencia.

 

Ángel Rodríguez

Preparador físico

Ángel

 

 

 

 

 

Referencias

https://www.t-nation.com/training/inside-the-muscles-best-chest-and-triceps-exercises

Importancia de la postura. Empieza por la técnica

A menudo, todos lo hemos hecho en nuestros comienzos, comenzamos a construir la casa por el tejado y no por los cimientos. Comenzamos una planificación (normalmente errónea) de ejercicios en el gimnasio y a partir de la repetición semanalmente de los mismos, creemos sacar la técnica  idónea hacia los mismos.

Con este primer artículo de un serie de artículos posturales pretendemos enseñar una postura básica para comprender gran parte de los ejercicios multiarticulares que podemos encontrar en un plan de entrenamiento, y por supuesto, aprender a agacharnos ante cualquier situación de nuestra vida diaria y como incorporarlo a nuestro plan de entrenamiento.

Como habrás podido intuir ya, lo primero a la hora de enfrentarnos a cualquier ejercicio (sobre todo multiarticular)  es el trabajo sobre la técnica correctamente. Para ello, olvídate incluir cargas o tensiones hasta tener dominada la misma. Una vez comiences a dominar la técnica podrás ir incluyendo dificultad. Mi recomendación, comienza por tensiones progresivas como las que pueden ofrecernos las gomas (theraband, gome tube, minibands, tensores, etc.) y progresivamente incluye una carga gravitacional.

Sin alargarnos más, en este primer artículo vamos a ver un ejercicio simple, pero complejo, y por supuesto indispensable a la hora de aprender como agacharnos manteniendo siempre la neutralidad de nuestra columna vertebral.

Primero entendamos que es y porque mantener la neutralidad de nuestra columna.

Nuestra columna vertebral posee una serie de curvaturas (lordosis y cifosis) que se reproducen a través de toda nuestra columna. Estas curvaturas deben mantenerse idénticamente durante la realización de determinados ejercicios manteniendo de este modo la salud de cada una de las articulaciones que componen nuestra columna.

Citando al Dr. Stuart McGill, catedrático en la Universidad de Waterloo (Canadá) y uno de los mayores referentes mundiales en tema postural referido a la columna vertebral (apodado Dr. Columna);

“Cuando las cargas sobre la columna vertebral son altas y sumadas a movimientos repetidos de flexión, las fibras de colágeno se exfolian de manera acumulativa de tal manera que poco a poco el núcleo del disco intervertebral trabajará a través de las exfoliaciones y generará una protuberancia en el disco; a mayor carga y mayores repeticiones, más rápido sucederá”.

“Los músculos de la columna, el núcleo (core) o el torso están diseñados para detener el movimiento”.

A.I. Kapandji, experto en biomecánica y fisiología articular, argumenta que;

“El movimiento que asocia la flexión y la rotación axial tiende a desgarrar el anillo fibroso al tiempo que, aumentando su presión, expulsa al núcleo hacia atrás a través de las fisuras del anillo” (Kapandji, 1963).

Dadas ya varias razones citando a expertos de porqué mantener nuestra columna vertebral sana y neutral pasamos a ver un ejercicio que nos ayudará a su cuidado y posterior incorporación en rutinas de ejercicios.

Para ello solo necesitarás una pica, palo de escoba o similar, paciencia, ganas y concienciación de que lo que te propones es mejorar tu salud vertebral y postural.

Este ejercicio (con el que aprenderás a levantar peso desde el piso) debe partir siempre desde la cadera, es un ejercicio predominante de cadera y no de rodilla, que es como comúnmente creemos que debemos agacharnos para hacerlo bien, lo que, repetitivamente en el tiempo generará una artritis en las rodillas y pasaremos de no sufrir hernias por no flexionar la columna (¡bien hecho!) a sufrir una artritis degenerativa de rodilla por excesos.

Pautas:

  • Coloca tu pica sobre tu columna vertebral respetando las curvas naturales antes citadas de la misma.
  • Para ello, la pica siendo rígida, deberá tener 3 puntos de apoyo que en ningún momento debe dejar de apoyarse sobre los mismos;

Los tres puntos de apoyo de la pica son los siguientes:

  • Región Occipital, parte posterior del cráneo (nuca).
  • Región escapular; entre ambas escapulas.
  • Región lumbo-sacra; últimas vertebras, sacro, inicio del glúteo.

Una vez colocada la pica, la sujetaremos con nuestras manos por la parte superior e inferior de la misma y comenzaremos el movimiento.

Se trata de, haciendo partir el movimiento de la cadera y desplazando la misma hacia atrás, iremos descendiendo nuestro torso hacia la paralela con el piso, manteniendo siempre los 3 puntos de apoyo sobre la pica, generando el movimiento en la cadera y realizando una mínima flexión de rodilla al finalizar al movimiento.

Por su puesto, de igual manera ascenderemos hacia la verticalidad postural, generando el movimiento en la cadera y manteniendo los 3 apoyos sobre la pica.

p2

Una vez tengas este ejercicio dominado querido amante del entrenamiento y el ejercicio físico, entre otros tantísimo beneficios, habrás logrado aprender a agacharte correctamente ante cualquier carga que debas coger, a comenzar la correcta realización de un peso muerto tanto convencional (DL) como rumano (RDL), ganar flexibilidad en tu cadera, y un largo etcétera de beneficios.

Recuerda que lo primero es tu salud no tu estética y que tu estética va ligada a tu salud.

 

Próximamente estrenaremos el rincón del opositor exclusivo para Owner – Es algo personal, y dónde iremos dando pautas sobre cómo mejorar los ejercicios exclusivos para opositores (policía, militar y bomberos) y activar la musculatura implicada en los mismos mejorándola y mejorando así las marcas.

 

 

Adrián Goiburu

Entrenador personal

Adrián

EL PASO OCULTO PARA EL ENTRENADOR PERSONAL: “DE LO QUE BUSCA A LO QUE NECESITA”

En este atípico artículo os vamos a exponer una o una serie de situaciones en las que se encuentra cada entrenador a diario para con sus clientes y que debe solventar a base de formación, experiencia, detección y sobre todo empatía.

Si eres entrenador/a personal, este artículo puede interesarte.

A menudo acuden a centros de entrenamiento personal multitud de clientes con un objetivo u objetivos claros (siempre desde su punto de vista subjetivo). Pero en gran parte de estos casos el objetivo que plantean no linda con el objetivo real que necesitan y por ello nos encontramos con varios “prototipos”:

 

1- Objetivo real: en estos casos, aunque pueda sorprender, no son los más abundantes, nos encontramos con un cliente donde el objetivo que nos expresa (normalmente por dolencia, lesión, malformación, patología, etc.) si es el objetivo o propósito final a tratar. En estos casos, el trabajo más difícil es la mera tarea de programar el entrenamiento para cumplir los objetivos marcados y nada más.

 

2- Objetivo oculto: es en estos casos, los que en Trainerclub denominamos objetivo oculto, donde ha de predominar la empatía y la detección por parte del entrenador que realiza el Par-Q o entrevista inicial. Normalmente, se identifica con situaciones en las cuales es el cliente o paciente quien te expresará un objetivo dónde realmente lo que pretende es expresarte otro que, bien por vergüenza, desconocimiento, baja autoestima u otros, no logra trasmitir realmente el objetivo real por el que acude al centro.

En predominancia, en estos casos, encontramos, a modo de ejemplo, casos mayormente por objetivos estéticos, de control del % graso, determinadas “malformaciones” o descompensaciones que se pueden y deben corregir mediante ejercicio físico o ejercicio físico correctivo.

Es deber del entrenador, con este tipo de casos, detenerse y emplear más tiempo del que pueda emplear normalmente, para lograr, mediante la empatía y el dialogo comprensivo, detectar, extraer y mostrar el objetivo real a cumplir y marcarse metas a corto, medio y largo plazo con el cliente, demostrando así la confianza, comprensión y sensibilidad de la cual requieren estos casos. Importante, por supuesto, trasmitir en todo momento una situación de confianza y sobre todo confidencialidad para con el cliente.

 

3- Objetivo necesario: por último, nos encontramos con el que nosotros, desde Trainerclub, denominamos el objetivo necesario. Este es, un objetivo u objetivos que puede o no expresarte el cliente porque puede o no saberlo.

Normalmente son objetivos que surgen tras la valoración inicial mediante test de valoración como el test de la plomada, Test de Adams, Test de la tabla postural (mediante fotografías), Test de flexores, y así hasta innumerables test que podríamos nombrar.

Con esto nos encontramos clientes que pueden venir por alguna dolencia y mediante dichos test encontramos el objetivo u objetivos a marcar o bien nos podemos encontrar clientes que no vienen con ninguna dolencia pero o bien por mediación de dichos test, observaciones y un seguimiento continuado, logramos detectar dichos “patrones incorrectos” a trabajar y marcar como objetivos.

 

Definido ya los tres tipos de clientes para con sus objetivos que podemos encontrarnos, cabe destacar cuantas combinaciones son posibles, es decir; podemos encontrarnos clientes que cumplan uno o dos de los “tipos de visualización de objetivos” que hemos mencionado en este artículo.

 

Y AHORA, COMO TRABAJAR…

Es aquí donde nos encontramos la siguiente dificultad y donde primara la destreza, conocimientos y experiencia del entrenador personal que contratemos.

Cuando nos encontramos con un cliente, que nos plantea, por ejemplo, un objetivo de índole estético (como pueda ser el control del % graso), pero a su vez, presenta alguna dolencia o patología o patrón incorrecto que detectamos en alguno de los test de valoración iniciales donde nos surge el “bendito” problema.

Es aquí donde hay que plantear un programa para la reducción del % graso que incluya que el cliente termine con fatiga post sesión, que recordemos es lo que vino demandando, pero a su vez dentro de la misma programación hay que programar la serie de ejercicios (incluidos en el mismo mesociclo) para poder corregir ese “problema” por el cual el cliente no vino realmente.

 

CONCLUSIONES

Es en lo expuesto en este artículo dónde, desde Trainerclub creemos, recae la importancia de un buen entrenador personal.

No es solo un buen entrenador el que cumple solo un objetivo planteado previamente como tampoco es solo un buen entrenador el que detecta, corrige y evalúa (entendiendo por esto que deja de lado el objetivo primario planteado por el cliente para corregir lo detectado). Reside el concepto de buen entrenador cuando, con una programación previa siempre, es capaz de lograr ir llevando a cabo el cumplimiento del principal objetivo deseado por el cliente y así trasmitírselo, a la vez que es capaz de cumplimentar otros objetivos derivados de la detección y evaluación que normalmente no responden al concepto de fatiga que es el más demandado normalmente por el cliente.

Para hacerlo más sencillo, pongamos un ejemplo práctico:

A nuestro centro acude Antonio. El principal objetivo que nos plantea durante la entrevista inicial o Par-Q es el de pérdida de peso (control del % graso) que apoya con un plan nutricional personalizado (esto nos da una vía muy amplia de trabajo al entrenador). Durante la primera sesión de valoración, mediante determinados test detectamos una escapula alada. Al ritmo que avanzan las sesiones, Antonio nos demanda más y más fatiga para cuando sale de su entreno cada semana (dos sesiones / semana) y a su vez detectamos en otra valoración continua detectamos unos flexores de cadera acortados (derivado de su trabajo).

 

Para todo ello, en un caso como este, es donde el entrenador debe sacar lo mejor de sí mismo ya que;

Dentro del objetivo que Antonio nos plantea requiriendo mucha fatiga (ya que él la asocia a pérdida de grasa por quema calórica; aunque sepamos que no va ligado estrictamente: epoc). Debemos incluir en su programación los objetivos de trabajo  para su escapula alada así como de elongación de los flexores de cadera acortados. Todo ello debe ir planificado para cada sesión y además de trabajar esos objetivos tana analíticos como puedan ser una escapula alada y unos flexores acortados, debemos seguir cumplimentando la fatiga demandada por Antonio y por supuesto, hacerle bajar tejido graso cada semana.

Insisto, es aquí donde reside el verdadero buen quehacer de un entrenador personal y dónde, por supuesto, reside una de las tantísimas diferencias del contratar un entrenador personal. Con este ejemplo práctico, mostramos uno de las multitud de situaciones claras con una persona no puede trabajar por su cuenta, una de las situaciones que requieren de un profesional del sector cualificado.

Si eres entrenador personal, recuerda que, “no solo trabajas con ejercicio físico, también recae en tus manos la salud de cada cliente con el que trabajas”.

Detecta, evalúa, corrige y cumple objetivos.

 

Adrián Goiburu

Entrenador personal

Adrián

Uso de cookies

“Trainerclub le informa para cumplir con el Real Decreto – ley 13/2012 de 30 de marzo que nuestro sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación, pudiendo deshabilitar esta opción desde su navegador”. Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies