Entrenador Personal Granada

Responsabilidades del entrenador personal

Un entrenador personal debe comprender y valorar los riesgos y las responsabilidades legales antes de iniciar la intervención de entrenamiento personal. El conocimiento de los ámbitos potenciales de responsabilidad, unido al respeto a las normas profesionales, le permitirá reducir al máximo los riesgos. Las consecuencias de ello serán un menor peligro de lesiones en el cliente y una menor exposición en general del entrenador personal a problemas legales.

El entrenador personal debe conocer los ámbitos de posible responsabilidad que influyen en su práctica, las normas y directrices del sector que definen dichos ámbitos y las medidas que pueden aportar para gestionar los riesgos de manera eficaz.

Toda actividad física conlleva un peligro potencial de lesión en mayor o menor medida. Por ello, un entrenador personal se ve expuesto ineludiblemente a cierto grado de responsabilidad. La gestión del riesgo es un elemento clave. Con objeto de mantener la profesionalidad, el entrenador debe anticiparse a estas contingencias y manejarlas con sentido común y con el debido conocimiento de la legislación actual. Este conocimiento, y el compromiso con la seguridad y la prevención de lesiones, no solo reducen la probabilidad de incurrir en una posible irresponsabilidad profesional sino que además, mejora la calidad del servicio que se ofrece (ACSM, 2015). A continuación se detallan las obligaciones de un entrenador personal.

 

Las obligaciones del entrenador personal según la NSCA Certification Comission (2002) y el Colegio Americano de Medicina Deportiva (2015), se pueden dividir en 3 apartados que son: Niveles de profesionalidad, obligaciones de supervisión, obligaciones de tipo ético. En cuanto al uso de las instalaciones Cerezo (2007) describe los elementos necesarios para la aptitud de las instalaciones deportivas.

Niveles de profesionalidad del entrenador personal

  • Comportamiento correcto ante un acto negligente.
  • Desarrollo de un programa amplio de gestión de riesgos.
  • Valoración y documentación.
  • Supervisión e instrucción del programa.
  • Organización, inspección y mantenimiento del material y la instalación.
  • Registro y confidencialidad.
  • Plan de actuación ante emergencias.
  • Acceso a las instalaciones equitativas para el público.

De los diferentes aspectos relacionados con los niveles de profesionalidad, es importante conocer sus limitaciones. La prescripción de programas de entrenamiento sobre diversas patologías, necesitan autorización médica, ya que el entrenador puede intuir problemas de salud, pero no puede diagnosticar. Esto no limita las acciones de evaluación, instrucción y control del cliente para conseguir los objetivos relacionados con la salud, solo regula las competencias en la prescripción/instrucción de programas de ejercicio físico.

Obligaciones de supervisión del entrenador personal

  • Estar de forma presente durante las sesiones de entrenamiento.
  • Controlar la intensidad de las sesiones antes, durante y después de la sesiones.
  • Explicar al cliente la técnica correcta de cada ejercicio.
  • Conocer las diferentes recomendaciones de seguridad en la aplicación de programas de ejercicio físico en poblaciones con patologías o especiales.

La presencialidad activa del entrenador resulta de vital importancia. La mera observación de la sesión consiste en un acto no profesional, y puede incrementar los riesgos en la práctica.

Obligaciones de tipo ético del entrenador personal

  • Respetar los derechos, el bienestar y la dignidad de todas las personas.
  • Desarrollar actitudes positivas que eviten la discriminación por razones de cualquier tipo.
  • Cumplir con la legislación vigente en el ámbito laboral.
  • Tratar de salvaguardar la integridad ética del cliente, así como sus datos de registro personales.
  • Conocer las limitaciones y evitar actuaciones fuera del ámbito del entrenamiento personal, derivando a otro ámbito cuando la situación lo requiera.
  • Evitar conductas que perjudiquen al conjunto de los profesionales con la misma dedicación.
  • Continuar con el desarrollo profesional a través de formación continua.

Todas aquellas situaciones donde se pongan intereses propios que supongan el incumplimiento de las directrices éticas deben ser evitadas. El entrenador personal debe conocer los derechos y obligaciones con el cliente, y como actuar ante estas.

Aptitud de las instalaciones de entrenamiento personal

  • Elaborar un plan de mantenimiento.
  • Tener en condiciones óptimas la zona de entrenamiento, ya sea de suelo engomado, césped artificial, tarima flotante, etc.
  • Disponer del material necesario en condiciones de uso.
  • Disponer de instalaciones técnicas apropiadas para la realización la actividad (instalación eléctrica, ventilación, protección contra incendios, acceso para discapacitados, etc.).
  • Mantener unas condiciones de limpieza apropiadas en toda la instalación.
  • Tener los vestuarios en condiciones de uso apropiadas.

Directrices, procedimientos y formularios por escrito

Los entrenadores personales deben desarrollar su actividad de acuerdo con directrices, procedimiento y formularios por escrito que garanticen que las prácticas aplicadas son conformes a las normas establecidas por los organismos profesionales del sector. Entre los documentos más importantes que debe utilizar un entrenador personal se encuentran:

  • Entrevista inicial con todos los datos de registro.
  • Contrato que plasme el compromiso por ambas partes.
  • Formulario de valoración previo a la actividad, que puede ser el cuestionario PAR-Q.
  • Declaración y autorización médica.
  • Formulario de valoración de actitud física.
  • Notas sobre el progreso del cliente.
  • Informes de incidencia.

Aspectos jurídicos. Documentos de protección legal

El manual del NSCA (2002) describe 3 tipos de causas de perjuicio en el ámbito del entrenamiento personal. La primera es inherente a la actividad; son aquellas situaciones que  son casuales y no previsibles. La segunda es negligencia; que ocurren por una acción u omisión de alguna de las obligaciones que supone un agravio no voluntario hacia el cliente y la última es grado extremo de negligencia; donde existe voluntariedad o temeridad por parte del entrenador personal.

Para la protección legal ante las dos primeras, se puede realizar un consentimiento informado o un formulario de acuerdo y exención de responsabilidad. En el primero se explica el objetivo del programa, riesgos y molestias derivadas, responsabilidad del participante, beneficios que se esperan y otros apartados variables, mientras en el segundo un acuerdo entre ambas parte donde se explican los protocolos de actuación y la conformidad del cliente.

 

Ángel Rodríguez

Preparador físico

angel-preparador-fisico-trainerclub

ENFERMEDAD CELIACA, SENSIBILIDAD Y ALERGIA AL GLUTEN

Cada vez son más frecuentes las patologías relacionadas con el gluten y muchas personas deciden por su propia iniciativa, abandonar el consumo de alimentos que lo contienen. En este post aclararemos qué es exactamente el gluten, cómo identificar esas patologías y cómo debemos actuar en caso de sospechar que padecemos alguna de ellas.

El gluten es una glucoproteína que se encuentra presente en algunos cereales, en concreto, el trigo, avena, cebada, centeno, espelta y triticale. Es frecuente por tanto encontrarlo en nuestra alimentación formando parte de alimentos como la harina, el pan, la pasta, bollería, cereales de desayuno…algunas bebidas como la cerveza, y otros alimentos elaborados con los cereales mencionados.

Por tanto, el gluten en sí mismo, no es una sustancia nociva para el organismo, sino un tipo de proteína que se encuentra presente en algunos alimentos. No obstante, en los últimos años, han aumentado exponencialmente el número de personas afectadas por patologías relacionadas con el gluten:

  • INTOLERANCIA AL GLUTEN O ENFERMEDAD CELIACA: es una enfermedad autoinmunitaria que produce que las personas que la padecen sufran una respuesta inmunitaria anormal ante el gluten, generando por tanto anticuerpos contra el mismo. Esta enfermedad, afecta a personas con predisposición genética a ello, aunque puede aparecer en cualquier momento de la vida, tanto en niños como en adultos. Las personas afectadas por esta patología, sufren una intolerancia permanente al gluten que conlleva lesiones en las vellosidades del intestino delgado superior, lo que produce a su vez, problemas en la absorción o utilización de otros nutrientes.

*Síntomas: los síntomas de la enfermedad celiaca son muy diferentes, y aunque existen síntomas más característicos según la edad, es posible la aparición de ellos en cualquier etapa de la vida:

Infancia: vómitos, naúseas, diarreas abundantes y grasosas, falta de apetito, cansancio, irritabilidad, introversión, distensión abdominal, pelo frágil, hipotrofia muscular, defectos del esmalte dental…

Adolescencia: asintomática, dolor abdominal, diarrea malabsortiva, anemia, estreñimiento, cefaleas, epilepsia, hepatitis…

Adultez: diarrea malabsortiva, cansancio, inapetencia, pérdida de peso, anemia, dermatitis herpetiforme, osteoporosis, colon irritable, apatía, irritabilidad, depresión, infertilidad…

*Diagnóstico: como ya se ha comentado, las personas afectadas por Intolerancia al Gluten o Enfermedad Celiaca generan anticuerpos ante la presencia de gluten en su organismo, por tanto, una de las pruebas diagnósticas que suelen confirmar la enfermedad es la presencia de anticuerpos (antitransglutaminasa) en sangre. No obstante, una serología negativa, no nos permite excluir el diagnóstico de la enfermedad celiaca. La biopsia intestinal es la prueba utilizada para realizar un diagnóstico más fiable.

 

SENSIBILIDAD AL GLUTEN NO CELIACA (SGNC): se trata de una patología de aparición más reciente que la Enfermedad Celiaca y que se diferencia de esta en que las personas que la padecen no presentan una reacción autoinmune ante el gluten, sin embargo, la ingestión de esta proteína les hace enfermar. Del mismo modo, aunque algunos pacientes pueden presentar lesiones leves en la mucosa intestinal, pueden no presentar ningún tipo de lesión.

*Síntomas: las personas afectadas por esta patología presentan principalmente síntomas gastrointestinales como diarrea, dolor como el cansancio, dolor de cabeza, adormecimiento o dolor de las extremidades.

*Diagnóstico: basándose exclusivamente en la sintomatología, no es posible diferenciar la SGNC de la enfermedad celíaca, por tanto, primeramente es necesario descartar la enfermedad celiaca mediante las pruebas diagnósticas descritas anteriormente. Una vez descartada la celiaquía, se puede diagnosticar la sensibilidad al gluten al observar una mejoría al hacer dieta sin gluten y recaída cuando el gluten es reintroducido en la alimentación.

 

  • ALERGIA AL GLUTEN: la alergia al gluten es un tipo de alergia poco común. Las personas que la padecen sufren una reacción inmunológica inmediata tras la ingestión del alimento que contiene gluten.

*Síntomas: los síntomas pueden ir desde un sarpullido alrededor de la boca hasta un choque anafiláctico grave tras la ingestión del alimento, incluyendo: dolor abdominal, vómitos, diarrea, tos, conjuntivitis, urticaria…

 

En cualquiera de las patologías mencionadas, el único tratamiento efectivo es la dieta estricta libre de gluten, no obstante, es importante la existencia de un diagnóstico previo claro antes de iniciar la misma.

Muchas personas deciden iniciar una dieta sin gluten tras observar mejorías a nivel gastrointestinal al retirar el mismo de su alimentación. No obstante, como ya se ha mencionado, los alimentos de consumo habitual que contienen gluten (pan, pastas, bollería…), comúnmente son alimentos que a su vez contienen otras sustancias que pueden ser, enmascaradamente, las responsables de dichas molestias gastrointestinales. Por ello, ante la duda de si puedes presentar algún tipo de patología relacionada con el gluten, lo más importante es acudir a un especialista que te realice las pruebas diagnósticas pertinentes para descartar o confirmar la enfermedad.

Del mismo modo, los cereales son un alimento básico en nuestra alimentación y principal aporte de carbohidratos complejos en la misma. Por tanto, cuando iniciamos una dieta sin gluten, es importante acudir a un profesional que planifique adecuadamente nuestra alimentación para evitar carencias nutricionales.

 

Thais Aranda

Dietista – Especialista nutrición deportiva

La Natación también lesiona

La natación es un deporte muy recomendado por diferentes profesionales. Puede ser beneficioso para la rehabilitación de muchas lesiones por su trabajo muscular con reducción de cargas debido al efecto de estar sumergido, pero tanto la natación amateur sin buena técnica como la de competición tiene unas consecuencias en las que es conveniente tener en cuenta la fisioterapia como prevención.

La natación es un deporte duro que requiere mucho recorrido de entrenamiento y un gran número de sesiones semanales, lo que lleva a lesiones cuando el nadador sobrepasa su umbral de resistencia muscular o mantiene un defecto técnico de forma continuada que conlleve un sufrimiento articular mantenido. Las patologías más frecuente que vemos en las consultas de fisioterapia en pacientes nadadores son:

 

  1. Hombro del nadador:

Debido a un continuo esfuerzo en todos los estilos de natación. El esfuerzo de arrastre y empuje en rangos máxima de flexión y abducción del hombro puede llevar a una inestabilidad clínica de la articulación. La inestabilidad es causada por los elementos activos y pasivos del hombro, como los ligamentos o los músculos del manguito rotador. La incapacidad de estos elementos puede llevar a lesiones más complejas como luxaciones o subluxaciones repetidas y dañar las estructuras del complejo articular del hombro.

 

  1. Cervicalgias:

La repetida rotación de la cabeza o su extensión forzada a la hora de tomar aire cuando nadamos, puede provocar dolor cervical en los nadadores, especialmente cuando no realizan la técnica correctamente o tienen ,por ejemplo, una falta de movilidad en las vértebras dorsales altas y ésta ocasiona una hipermovilidad cervical.

 

  1. Disfunciones lumbares:

La zona lumbar es una zona que suele provocar dolor en todas las personas de forma general, pero de forma especial, en los nadadores, los problemas lumbares pueden deberse al acortamiento de los músculos extensores lumbares, que conllevan a la retracción de los mismos, un sobreesfuerzo de la musculatura glútea que active los puntos gatillo y menos frecuente, en caso de los nadadores, una inestabilidad lumbo-pélvica.

 

  1. Rodilla del bracista:

La rodilla no es una de las partes que más sufre en la natación, salvo en el estilo de braza. En este estilo, la patada conlleva una rotación externa de la tibia con respecto al fémur y un empuje desde los pies del agua. Esto puede provocar un bostezo articular que termine dañando el compartimento interno de la rodilla con sus respectivos elementos.

 

Además, en la recuperación de lesiones musculares, la resistencia que ofrece el agua es demasiado fuerte para ciertos músculos si se hace en el momento inadecuado.

 

Son muchas las lesiones que el deporte competitivo puede acarrear, pero siempre es más sano y mejor que no practicar ninguno. Una buena técnica y un buen entrenamiento es esencial para prevenir las lesiones en la natación. Y si añadimos el consejo de un/a fisioterapeuta puede asegurarte una práctica competitiva o lúdica con menos riesgos. Si ya es tarde y la lesión está instaurada ponte en manos de un fisioterapeuta. ¡Él te podrá ayudar!

 

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

SDRC. Síndrome doloroso regional complejo

¿Qué es el Síndrome Doloroso Regional Complejo?

 

La Distrofia Simpático Refleja (DSR) y la Causalgia son términos antiguos que hoy reciben el nombre de Síndrome Doloroso Regional Complejo (SDRC). Son trastornos dolorosos complejos que se desarrollan como consecuencia de traumatismos que afectan a los miembros.

 

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, en 1994, lo definió como un conjunto de síntomas dolorosos que aparecen en una región después de una lesión en las zonas más distales de las extremidades superiores e inferiores. Estos síntomas son anormales y exagerados en magnitud y duración, y retrasan la evolución esperada por el incidente originario. Ocasiona un deterioro de la movilidad articular importante.

 

La principal causa del Síndrome Doloroso Regional Complejo es que el Sistema Simpático (SS) del Sistema Nervioso Vegetativo queda activado de forma anormal, produciendo sustancias que activan los nociceptores y perpetúan el dolor, a la vez que se producen trastornos vasomotores permanentes.

El Sistema Nervioso Vegetativo controla acciones involuntarias (vasos sanguíneos, músculos y glándulas) regulando procesos vitales y homeostasis.

Se divide en Sistema Simpático y Sistema Parasimpático. El Simpático nos prepara para la acción a través de respuestas hormonales: situaciones de lucha y huida, aumento de la frecuencia cardiaca, dilatación de bronquios y pupilas,  aumento de sudoración y disminución de la orina (estímulo a la glándulas suprarrenales).

El Parasimpático regula la digestión y descanso (sueño). El Parasimpático inhibe las funciones del Simpático para que haya un equilibrio entre ellos y este equilibrio falta cuando hay un SDRC porque el Simpático está activo y el Parasimpático no puede controlarlo.

 

Diagnóstico: el dolor es un síntoma clave y es quemante, espontáneo y ante estímulos que normalmente no lo causarían (alodinia). También existe sudoración excesiva, cambios en la coloración (violácea), cambios en la textura de la piel, aumento del vello, pérdida de la movilidad y respuestas emocionales alteradas.

Hace tiempo era conocido como Síndrome hombro-mano, distrofia de Sudeck, distrofia simpático-refleja, vasoespasmo traumático y dolor mantenido por el Simpático.

 

Clasificación del SDRC

            Tipo I (Distrofia Simpático Refleja):

-Síntomas después de un traumatismo o quemadura.

-Dolor espontáneo con o sin alodinia.

-Edema moderado o severo.

-Exceso de sudoración y vello.

-No existe lesión nerviosa.

Tipo II (Causalgia):

-Síntomas después de una lesión nerviosa.

-No se limitan a territorio del nervio lesionado.

-Gran edema.

-Exceso de sudoración y vello.

 

Tratamiento de fisioterapia

 

            Es un trastorno progresivo salvo que se intervenga de forma precoz. Lo ideal es prevenirlo ante cualquier situación que pueda provocarlo  (traumatismo o inmovilización prolongada).

El fisioterapeuta debe aconsejar al paciente que movilice el miembro afectado sin comprometer la integridad de la zona lesionada y su recuperación. Además el tratamiento de fisioterapia estará encaminado a reducir el edema y a detectar la posible aparición de este síndrome.

Pautas a seguir en el tratamiento:

  1. Disminución del dolor y control del edema.
  2. Aumento de la movilidad para garantizar el rango articular, el movimiento del tendón y del nervio.
  3. Mejorar el trabajo muscular.
  4. Mejorar la circulación en general.
  5. Trabajo de la sensibilidad de la zona.
  6. Educación al paciente sobre lo que debe y no debe hacer.
  7. Respetar el umbral del dolor.
  8. Integración del miembro en las actividades de la vida diaria en la medida en la que sea posible.

 

Los SDRC son relativamente frecuentes en las lesiones y cirugías de la mano y la detección temprana y el apoyo médico son fundamentales para una mejor evolución. Para ello, su fisioterapeuta le podrá ayudar.

 

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

Rectificación cervical. Qué es y cómo influye en nuestra salud.

La columna cervical está formada por 7 vértebras con forma de  lordosis fisiológica (curvatura hacia delante). Cuando esta lordosis se pierde estamos ante una rectificación cervical que  es relativamente frecuente. Esta rectificación puede ser sintomática o no, ya que por sí misma no siempre provoca dolor o disfunción; sin embargo, puede que con el tiempo la tensión muscular a la que va asociada nos ocasione dolor, aparezcan cefaleas tensionales o rigidez cervical y además facilite el desarrollo de otras patologías.

Su diagnóstico se hace en base al aspecto radiológico de la columna, aunque se puede sospechar por la postura de la columna cervical y de la cabeza.

Las causas de la rectificación cervical son varias, desde el acortamiento progresivo por causas posturales de la musculatura anterior del cuello (especialmente el músculo largo del cuello) hasta un fuerte espasmo de la musculatura tras un accidente de tráfico.

 

¿Qué es la rectificación y cuáles son sus causas?

 La rectificación cervical es una alteración postural, en donde la curva normal que tiene la columna cervical se aplana o se invierte (inversión de la curva).

 

Las causas por las que ocurre son:

  • Pérdida de movilidad en la columna cervical.
  • Contención emocional.
  • Secundaria al dolor o traumatismo. El más frecuente es el latigazo cervical por impacto posterior en el coche, que produce una extensión y después una flexión cervical fuera de los límites normales que pueden provocar una inversión de la curva cervical.

¿Qué consecuencias trae la rectificación cervical?

             La constante tensión en la columna cervical puede generar:

  • Hernias discales por la compresión anómala de los discos intervertebrales.
  • Artrosis por el exceso de carga en zonas que no son las fisiológicas.
  • Trastornos de hipomovilidad en las vértebras rectificadas e hipermovilidad en zonas adyacentes.
  • Aumento de la tensión muscular que genera dolores de cabeza, vértigos y mareos, puntos gatillo,…
  • Disfunciones de la articulación témporo-mandibular (ATM), masticación y deglución.
  • Hormigueos y falta de fuerza en miembros superiores.

526420_200363636733470_100002795066023_241125_1227725533_n

Tratamiento de fisioterapia para mejorar la rectificación cervical

             Aunque una persona con rectificación acude al fisioterapeuta cuando ya los síntomas como dolor y mareos entre otros le impiden hacer su vida normal, lo ideal es hacerlo antes de modo preventivo para que estos síntomas asociados a la rectificación no apareciesen y respetar siempre los tiempos de tratamiento que aconseje el especialista.  El tratamiento de fisioterapia debería incluir:

  • Flexibilización de la columna cervical mediante el stretching del músculo largo del cuello, que además de estirar el mismo, flexibiliza la columna cervical hacia su lordosis fisiológica.
  • Disminución del tono de la musculatura anterior (incluida la de la ATM, ECM y escalenos) con masaje, estiramientos y otras técnicas manuales.
  • Liberación miofascial anterior cervical.
  • Normalización del resto de curvaturas de la columna.
  • Corrección de las disfunciones vertebrales que nos encontremos y de la ATM.
  • Recomendaciones posturales al paciente.
  • Terapia cráneo-sacra para liberar las fijaciones de toda la columna y sincronizar el movimiento entre el cráneo y el sacro.

 

Por todos estos motivos, acuda a su fisioterapeuta si tiene rectificación cervical. Él es el que mejor le puede ayudar.

cuello

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

CAPSULITIS ADHESIVA. ¿QUÉ ES?

HOMBRO CONGELADO O CAPSULITIS ADHESIVA, ¿QUÉ ES?

La articulación del hombro es una articulación compleja debido a que tiene gran movilidad e  inestabilidad. La estabilidad articular depende de su musculatura, lo que hace que sea una articulación que presenta mucha patología.

 

El hombro congelado o capsulitis adhesiva es la patología caracterizada por la aparición de adherencias y fibrosis en la cápsula articular del hombro. La cápsula es la envoltura de tejido blando que rodea la articulación del hombro. Para que haya una buena movilidad en el hombro es necesario que  la cápsula sea flexible.

 

En la capsulitis adhesiva, la cápsula empieza a engrosarse, sobre todo, en la parte inferior. La creación de adherencias tiene un componente inflamatorio pero también autoinmune o sistémico. Las personas con trastornos de tiroides y diabetes son más propensos a sufrir hombro congelado. Además está muy relacionado con personas introvertidas y tendencia depresiva.

 

Suele ocurrir entre las edades de 45 a 60 años y es más frecuente en mujeres que en hombres. Puede ser secundaria a un traumatismo pero no es lo habitual.

 

Síntomas de la capsulitis adhesiva:

 

            Los síntomas más comunes de la capsulitis adhesiva son el dolor y la disminución de la movilidad articular. La cantidad de dolor y pérdida de movilidad depende de la etapa de la patología en que se encuentre el paciente. El fisioterapeuta debe hacer un diagnóstico diferencial tras un examen palpatorio y de movilidad para descartar sobre todo la frecuente tendinopatía del supraespinoso.

 

1ª etapa o de congelación: caracterizada por dolor intenso y disminución de la movilidad. Esta fase puede durar de 3 a 9 meses. El dolor es importante, tanto en reposo como en movimiento. El dolor se nota especificamente por la noche y puede interrumpir el sueño. Debido a que el dolor es tan grande, limita las actividades de la vida diaria.

 

2ª etapa o congelado: se caracteriza por bastante menos dolor pero con gran restricción de la movilidad. Puede durar de 3 a 6 meses. La falta de movilidad es lo más característico. El dolor se presenta con el movimiento.

 

3ª etapa o de descongelación: se caracteriza por un retorno progresivo de la movilidad normal. La duración de esta fase es variable, siendo el total de las 3 fases unos 24 meses aproximadamente. Se caracteriza por poco dolor y rango de movilidad cerca de la normalidad.

 

TRATAMIENTO DEL HOMBRO CONGELADO

 

            En el tratamiento de esta patología, la fisioterapia tiene un papel relevante. El objetivo del tratamiento dependerá de la etapa en la que se encuentre.

En la 1ª etapa, la disminución del dolor es el objetivo principal. El uso de antiinflamatorios (recomendados por su médico)  y la crioterapia puede ayudar a reducir el dolor y la inflamación. La electroterapia y terapia manual también es eficaz contra el dolor. Realizar ejercicios terapéuticos recomendados por su fisioterapeuta pueden ayudar para disminuir la pérdida de movilidad, pero el dolor intenso que sufre el paciente limitará la eficacia de estos ejercicios. Estos ejercicios deberían hacerse también en casa ya que no es suficiente hacerlo con el/la fisioterapeuta.

Durante las otras dos etapas, los estiramientos y movilizaciones del hombro son muy beneficiosos para recuperar la movilidad del hombro. Para ello, la articulación debería ser movilizada más allá del punto de resistencia y esto se traduce en que los estiramientos pueden ser dolorosos por lo que el hielo después estaría recomendado.

En determinados casos, el fisioterapeuta puede aconsejarle una manipulación bajo anestesia para que el dolor no impida ganar movilidad. Mediante una manipulación rápida y corta se consigue que la articulación se mueva dentro de su rango fisiológico bajo el efecto de la anestesia. El objetivo es romper las adherencias de la cápsula articular. Esta opción debería estar consensuada entre los profesionales implicados en el tratamiento y con el paciente.

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

CONTACTA CON NOSOTROS

Información importante sobre Cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies