Fundamentos sobre el stretching o estiramiento

 

Cuando preguntamos: ¿por qué nos estiramos? Casi todo el mundo responde: para estar más flexibles y así evitar que aparezca dolor en alguna parte de nuestro cuerpo o que nos lesionemos. Esta cualidad se aprecia valorando la amplitud de nuestros movimientos.

Sin embargo, antes de realizar un estiramiento deberíamos tener en cuenta estas leyes básicas o fundamentos:

 

Velocidad del estiramiento

El músculo es una estructura viscoelástica y con características especiales que va a responder contrayéndose  ante estímulos bruscos o muy fuertes. Por esta razón, la velocidad a la que se realizan los estiramientos debe ser lenta con el fin de evitar una contracción protectora de la musculatura que queremos estirar. Si surgiera esta contracción de protección, el tono muscular  aumentaría; es contrario al fin que buscamos. Cuanto más lento sea el estiramiento menos contracción refleja va a realizar el músculo, y por tanto, más efectivo será.

 

Intensidad de un estiramiento

Siempre debería ser progresiva buscando aumentar la longitud y variar la estructura del músculo o buscando la relajación muscular y como consecuencia mejorará la movilidad y la postura de la persona.

Por lo tanto, la intensidad va a ser siempre la máxima permitida por el músculo sin que se produzca una contracción refleja de defensa que invalide el estiramiento.

 

Duración del stretching

            Va a ser muy variable dependiendo de la finalidad que busquemos: la relajación muscular o la modificación anatómica del músculo.

Relajación muscular: cuando buscamos este fin el estiramiento debe ser de aproximadamente 1 minuto de duración para que sea efectivo.

Modificación de la estructura: cuando buscamos este objetivo, la elongación del músculo no solo sería de la parte contráctil del músculo sino también de la parte no contráctil. De este forma, los estiramientos precisarán una duración mayor, aproximadamente 5 minutos para que sean efectivos.

 

Frecuencia

            Para que los estiramientos sean efectivos habría que realizarlos con relativa frecuencia y asiduidad. Es importante ser constantes pero no es necesario hacerlo muchas veces al día.

Para conseguir beneficios podríamos pautar los estiramientos dos veces al día: una vez por la mañana al levantarnos, cuando los músculos van a estar más rígidos y va a aumentar su flexibilidad y movilidad para el resto del día. Y otra vez por la noche antes de acostarnos, permitiendo al cerebro integrar durante la noche la información que le hemos dado con el estiramiento.

 

Respiración con el estiramiento

            La respiración influye en la fisiología muscular. Así, en la inspiración se da un aumento del tono muscular y en la espiración disminuye el tono muscular. Por eso, el estiramiento se debe hacer en la espiración aprovechando esta disminución del tono muscular.

Cuando el estiramiento se hace post-contracción, en la inspiración hacemos la contracción isométrica y en la espiración ganaremos longitud aprovechando la relajación muscular post-contracción y la relajación del tono en espiración (doble ventaja).

Compensaciones

            Para evitar compensaciones en el estiramiento, el músculo debería tener un punto fijo y el otro móvil desde el que se haría el estiramiento. Por ejemplo, en el estiramiento del recto anterior,  deberíamos llevar la pelvis en retroversión para hacer punto fijo en el extremo proximal y estiraríamos a partir del extremo distal en la rodillla.

           

            Estiramientos antes o después del ejercicio

            Los estiramientos largos modifican la estructura del músculo. Por lo tanto, no se harán nunca antes del ejercicio ya que después del estiramiento faltará control neuromuscular y con el ejercicio  la posibilidad de lesión será mayor.

Antes del ejercicio físico son recomendables estiramientos cortos de 3-4 segundos como preparación al ejercicio.

Después del ejercicio, son recomendables estiramientos largos para relajar y modificar estructura.

 

Músculos tónicos, músculos fásicos y estiramiento

            Los músculos tónicos tienden a la hipertonía, al acortamiento y es difícil que se relajen. Son músculos tónicos los gemelos, isquiotibiales, pelvitrocantéreos, músculos lumbares, flexores de dedos y bíceps.

Los músculos fásicos tienden a la debilidad y solo se contraen con el movimiento. Son músculos fásicos el cuádriceps (salvo recto anterior), abdominales, extensores del brazo y rotadores externos de hombro.

Los músculos tónicos suelen tener un antagonista fásico, lo que da origen a desequilibrios musculares que pueden ocasionar lesiones. En el tratamiento de esas lesiones, será necesario fortalecer los músculos fásicos y estirar los tónicos para la buena resolución de la lesión.

 

Ésto ha sido una aproximación sencilla y de forma general al stretching. Si tiene alguna duda, consulte a su fisioterapeuta.

 

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

PAN EN LA DIETA…. ¿SI O NO?

 

A diferencia de lo que mucha gente piensa, el pan es un alimento que puede ser incluido perfectamente dentro de una alimentación saludable, incluso si nuestro objetivo es la pérdida de peso.

El problema es que hoy día, muchos de los panes que encontramos en el mercado (ya sean de barra, molde o en otro formato), están elaborados con harinas refinadas, contienen azúcares, y otros aditivos alimentarios innecesarios que no aportan ningún beneficio a nuestra salud.

Por ello, es importante saber elegir un buen pan, que nos proporcione todas las propiedades del cereal con el que esté elaborado y nos aleje de estos indeseables ingredientes…

PAUTAS PARA ELEGIR UN BUEN PAN:

Lo primero en lo que debemos fijarnos a la hora de elegir un pan es que se trate de un pan INTEGRAL. Y esto no es tan sencillo como mirar el color del pan o que simplemente lo ponga en el envase, ya que mucho de los panes de molde que se anuncian como “integral”, en realidad no lo son, sino que se trata de panes elaborados con una mezcla de harinas refinadas e integrales, o harinas refinadas a las que han añadido posteriormente salvado.

Del mismo modo, que un pan se anuncie como “multicereal” o “rico en fibra” no quiere decir que sea integral.

Por ello, para asegurarnos de que un pan es completamente integral, deberemos mirar el listado de ingredientes en su etiqueta, y fijarnos que el primero de los ingredientes que aparece sea “harina INTEGRAL de…”. Por el contrario, si en la lista de ingredientes aparece escrito por ejemplo: “harina de trigo, salvado de trigo…”, lo desecharemos.

(Ejemplo de pan NO integral a pesar de su aspecto)

El segundo requisito que debemos buscar en un pan es que no contenga azúcar añadido. Esto lo veremos también fácilmente mirando el listado de ingredientes.

 

DIFERENCIAS ENTRE EL PAN BLANCO Y EL PAN INTEGRAL:

Al contrario de lo que se suele creer, el pan integral no contiene menos calorías que el pan blanco, o al menos, no de forma significativa. Sin embargo, posee otras propiedades que lo hacen mucho más recomendable en la alimentación, estemos o no en un proceso de pérdida de peso:

  • Contiene más del doble de fibra que el pan blanco. Lo cual nos ayudará a sentirnos más saciados, evitar picos de glucosa en sangre, regular nuestro tránsito intestinal y otros muchos beneficios.
  • Posee más vitaminas y minerales. Especialmente, el pan integral es más rico en vitaminas del grupo B, potasio, fósforo, hierro y zinc que el pan blanco. Esto se debe a que gran parte de estos nutrientes se encuentran en la cubierta del cereal con el que está elaborado el pan, la cual se elimina en el proceso de refinado de las harinas con las que se elabora el pan blanco.

Además, debemos tener presente que el pan blanco, al contener harinas refinadas, eleva nuestros niveles de glucosa en sangre, lo cual dispara nuestra insulina y despierta nuestro apetito, nada recomendable si nuestro objetivo es la pérdida de peso o simplemente mantener una alimentación saludable.

Por ello, pan SI, pero sabiendo elegir el adecuado.

Thais Aranda
Dietista – Especialista en nutrición deportiva.

¿Por qué sienten el dolor de manera diferente hombres y mujeres?

El cómo percibamos el dolor depende de múltiples factores. Podemos hablar en términos generales pero cada persona es diferente y siempre existen individualidades.

 

Dolor

El dolor se define como una experiencia sensorial y emocional desagradable que se relaciona con un daño tisular (de los tejidos) real o potencial.

 

El dolor tiene tres componentes o sistemas principales:

  1. Sistema sensorial-discriminativo: hace referencia a la percepción física del dolor, la interpretación que realiza el cerebro de la información que le llega del cuerpo. Es la parte más fisiológica del dolor, en la que la cultura y las ideas preconcebidas no están presentes.
  2. Sistema afectivo-motivacional: es la manera en la que interpretamos el dolor. Está determinado por las experiencias vividas, la educación, la cultura,… es la parte emocional del dolor. Es decir, cómo afecta el dolor a la persona. El dolor no va a afectar a todo el mundo de la misma manera ni va a ocasionar los mismos pensamientos en todas las personas.
  3. Sistema cognitivo-evaluativo: es el sistema de control central. Hace referencia a la manera de enfrentarnos al dolor. Algunas personas acudirán rápidamente al médico o especialista, otras prefieren los remedios naturales, otras adoptan actitud de enfermedad y continúan su vida de la misma manera sin cambiar patrones que puedan influir en el dolor.

 

Factores orgánicos

            Existen diferencias entre la fisiología de un hombre y de una mujer que influyen en la percepción del dolor. Algunos de estos factores son: el desarrollo del sistema musculoesquelético, la evolución antropológica y el sistema metabólico.

 

Factores culturales

            Los factores culturales no influyen en la manera en la que la persona percibe el dolor, pero sí influye en la manera en la que se enfrenta y en la que se interpreta el dolor. Esto es importante para los profesionales de la salud porque no tenemos otra manera de interpretar el dolor que no sea la actitud antiálgica (gestos, postura) y por la información que nos transmite el paciente. Por eso son importantes estos factores culturales.

 

Los hombres y las mujeres somos distintos en infinidad de cosas, también en la forma en que sentimos el dolor. Entre las diferencias, según un estudio con 100 hombres y 100 mujeres, se encuentra  la valoración sobre su estado de salud. La puntuación media de los hombres sobre su estado de salud era mayor que la de las mujeres un punto, aún sabiendo que los hombres suelen morir antes.

Según nuestra evolución antropológica, el hombre estaba destinado a la caza y a la guerra y la mujer a la cría y recolección. Por ello, el hombre posee un sistema endorfínico más potente que la mujer, que lo protege del dolor. Al igual que el sistema adrenal (adrenalina y cortisol) que alivia el dolor cuando un tejido está inflamado. Además el sistema musculoesquelético es más fuerte en hombres que en mujeres.  En cambio, el nivel de alerta interno es mayor en mujeres que en hombres para proteger a sus crías por lo que las mujeres tienen todos los sentidos más desarrollados que los hombres y, por lo tanto, también es mayor su capacidad para sentir y percibir.

Los resultados de todo ésto es que los hombres con más daño sienten menos dolor y las mujeres con menos daño siente más dolor porque su capacidad de sentir el daño es mayor, percibe mejor lo que va mal. No se trata de que las mujeres se quejen más, sino que su capacidad para sentir  lo que no está bien es mayor. Se trata de forma general, pero no en todos los casos es así.

En cuanto al manejo del dolor, la mujer maneja mejor el dolor que el hombre porque estamos más acostumbradas y, por tanto, mejor preparadas psicológicamente para afrontar el dolor. De hecho, la menstruación es mensual y suele ser dolorosa. El hombre maneja peor el dolor porque su fisiología tiende a tapar el dolor y no a manejarlo.

Como consecuencia de todo ello, la mujer tiene una mayor esperanza de vida que el hombre porque al percibir mejor el daño o el dolor puede abordarlo y poner solución.

Todo ésto es una aproximación de forma general a la percepción del dolor y ambas formas de percibirlo son complementarias.

 

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

Agujetas, ¿qué son realmente?

Todos hemos sufrido alguna vez agujetas y, sobre todo, si estamos relacionados con el mundo del deporte, habremos oído diferentes conceptos, opiniones y teorías de porqué se producen.

Después de contrastar diferentes teorías y fuentes, intentaremos en este artículo dar respuesta a esta pregunta: ¿qué son las agujetas?

 

Existen dos tipos de molestias que aparecen después del esfuerzo: el dolor muscular post-esfuerzo de aparición rápida (DOMPAR), causado por la acumulación de productos derivados del metabolismo muscular (lactato) que afecta a las terminaciones nerviosas; y el dolor muscular post-esfuerzo de aparición tardía (DOMPAT) que aparece a las 24 horas y estas son nuestras conocidas agujetas.

 

            No son una lesión, son una alteración muscular muy frecuente que se puede definir como dolor y/o rigidez muscular que aparece después de un esfuerzo físico intenso y/o poco habitual.

 

Se dan sobre todo después del trabajo muscular excéntrico, hay una disminución de la fuerza máxima entre el 10-20% y acostumbran a aparecer entre 24-72 horas y a desaparecer entre 5-7 días después del ejercicio.

 

¿Se puede hacer algo para aliviarlas?

 

            Como cualquier alteración muscular, lo importante es la prevención, dentro del margen de su inevitable aparición. Su prevención consiste en:

 

– Aumentar la temperatura muscular antes del ejercicio con trabajo concéntrico y aumento progresivo del esfuerzo.

  • Calentamiento pre-ejercicio.
  • Ducha con agua fría después del ejercicio.
  • Ingesta habitual de vitamina C y proteínas, que ayuda al metabolismo muscular.

 

Recuperación:

 

            Una vez que hayan aparecido, podemos disminuir su recuperación:

Durante las primeras 48 horas, deberemos disminuir la rigidez y dolor para facilitar la reabsorción de la inflamación con duchas frías y criomasaje.

Después de las 48 horas, hidrotermoterapia (spa, infrarrojos,…), masaje (suave, para disminuir el tono muscular y la reabsorción del edema) y estiramientos al umbral del dolor para flexibilizar la musculatura y disminuir el tono muscular. El masaje suave o con hielo es mucho más efectivo que el de descarga en caso de agujetas. De hecho, el de descarga estaría contraindicado porque puede lesionar en este caso.

 

Pero lo más importantes es el reposo activo a partir de las 24 horas de su aparición mediante ejercicios suaves (trote, bicicleta estática, elíptica, natación) para activar la circulación, aumentando así la temperatura muscular y favoreciendo una regeneración más rápida. Si la actividad intensa fuese obligatoria, debería realizarse un buen calentamiento.

Además también sería de ayuda, tener una dieta rica en minerales,vitamina B12 y abundante hidratación (la pérdida de electrolitos es un factor desencadenante de las agujetas).

 

 

Diferentes teorías y su desmitificación

 

            La explicación más frecuente sobre las agujetas es la acumulación de ácido láctico, que se cristaliza y produce el dolor pero las agujetas aparecen también cuando el gasto energético no es demasiado elevado y no se explicaría por esta teoría.

 

Otra teoría es la del espasmo muscular, que dice que en la contracción se produce una disminución del aporte sanguíneo y provoca isquemia. Pero cuando la contracción es isométrica también hay isquemia y no aparecen agujetas.

 

La teoría cierta sería la del remodelado mio-fibrilar o trastorno sarcomérico, que produce cuatro tipos de cambios:

  • Deformación de la amplitud de la línea Z.
  • Sarcómeras deformadas.
  • Doble línea Z.
  • Aumento del número de sarcómeras.

 

Es decir, provoca un daño en las mio-fibrillas (encargadas de la contracción), produciendo dolor (agujetas) e inflamación, lo que llevará a una adaptación y a su recuperación: tejido más resistente al daño.

 

Las agujetas son indispensables  para mejorar el rendimiento en un deporte, siempre y cuando todo esté organizado y planificado. Son beneficiosas porque nuestro organismo mejora cuando está sometido a una situación de estrés superior al normal ya que el cuerpo realiza una adaptación y así mejoraremos la capacidad y el rendimiento deportivo. Pero también puede ser el paso anterior a una lesión si no se tratan y desaparecen correctamente.

 

En resumen,

  • Las agujetas son una alteración fisiológica que genera dolor y rigidez muscular después de un esfuerzo físico intenso.
  • La prevención es fundamental: calentamiento, duchas de agua fría después de la actividad y tomar vitamina C.
  • Los masajes suaves o con hielo y los estiramientos son eficaces como tratamiento.
  • Son beneficiosas ya que nuestro organismo mejora cuando está sometido a un estrés superior al que está acostumbrado.

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

¿Sabes lo que es la pubalgia del futbolista u osteopatía del pubis?

La pubalgia es una patología inflamatoria de la sínfisis del pubis: de los componentes articulares y de los tendones que se insertan en ella. Es más frecuente en deportistas que corren y sobre todo en los deportes que patean el balón, como el fútbol. El diagnóstico se hace en base a la sintomatología, examen físico y pruebas de imagen.

 

            Síntomas

            El síntoma principal en la pubalgia es el dolor en la zona de la ingle durante la práctica del deporte. El dolor se localiza al inicio en la inserción de los músculos aductores o en la zona superior del pubis donde se insertan los músculos abdominales. El dolor irá limitando los movimientos que combinan flexión, rotación de cadera y aducción del miembro, combinación de movimiento que está presente en los gestos deportivos de patear el balón, giro, salto o cambio de dirección en la carrera.

 

Este dolor podría desaparecer durante los primeros días de reposo o después del calentamiento antes de la práctica deportiva. Si no sucediese así, la pubalgia podría evolucionar rápidamente y el dolor podría estar presente en cualquier actividad de la vida diaria como entrar y salir del coche. El dolor se mantendría en la sínfisis del pubis pero puede irradiarse a los aductores, ingle, testículos e incluso zona glútea y lumbares.

 

El diagnóstico diferencial debería hacerse con patologías urológicas, infecciosas o degenerativas relacionadas con las prácticas deportivas y con lesiones propias de los músculos abdominales, aductores y hernias inguinales.

 

Causas

  • Desequilibrio muscular que provoca un desequilibrio mecánico.
  • Alteraciones vertebrales y viscerales.
  • Factores posturales.
  • Actividades deportivas agresivas y repetitivas.

 

Tratamiento de las pubalgias

            La pubalgia requiere un tiempo prolongado de rehabilitación, entre 2 meses y un año.

El tratamiento en futbolistas debe ser multidisciplinario: deben participar varios profesionales. Hacer reposo del deporte es esencial pero va a depender de la gravedad de la lesión. La vuelta al deporte debe ser gradual y el progreso de una fase a otra solo podría ser cuando se hayan alcanzado los objetivos establecidos.

En cuanto a la prevención, deben tenerse en cuenta los factores de riesgo de cada deporte en particular (movimientos deportivos específicos) además de los factores de riesgo de cada deportista, para poder diseñar estrategias preventivas individualizadas.

 

El tratamiento consistiría en:

  • Reequilibración mecánica.
  • Estiramiento de los músculos hipertónicos.
  • Tonificación de los múscolos hipotónicos.
  • Inhibición de los músculos aductores y disminución de la inflamación.

 

Esperamos que esta información le haya sido de ayuda. Si tiene cualquier duda, consulte con su fisioterapeuta.

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

marina

 

ACIDEZ ESTOMACAL Y ERGE

Si le preguntas a cualquier persona en la calle qué causa la acidez de estómago, la gran mayoría te dirán que “mucho ácido en el estómago”. De hecho, lo más común cuando sentimos pesadez y ardor de estómago después de comer, es salir corriendo a tomar un antiácido (¿quién no ha recurrido alguna vez a la famosa sal de frutas después de una comilona?).

Pero, ¿sabemos realmente qué causa el ardor de estómago?.aeerg

La acidez estomacal o ardor de estómago se caracteriza por una sensación de ardor o quemazón justo debajo o detrás del esternón. Esto se produce cuando el contenido del estómago regresa hacia el esófago, y se le denomina reflujo gastroesofágico (ERGE). En condiciones normales, el Esfínter Esofágico Interior, actúa como una válvula que impide el regreso del líquido estomacal al esófago, pero en el caso de ERGE, este permanece abierto provocando las molestias anteriormente mencionadas. Habitualmente, relacionamos esta afección con un exceso de acidez en el estómago, pero la realidad es que esto no siempre es así.

Problemas de digestión frecuentes, sensación de pesadez e hinchazón abdominal después de comer, sensación de ardor tras determinadas comidas, gases…son síntomas que pueden deberse justo a la condición contraria: la falta de acidez estomacal.

 

(Imagen 1)

Para entender esto, empecemos por el principio:

La digestión es un proceso muy complejo mediante el cual, los alimentos que ingerimos se incorporan a nuestro organismo. Uno de los pasos imprescindibles para una correcta digestión, es la secreción de ácido clorhídrico por el estómago. Este ácido, permite la degradación de las proteínas, apoya la digestión de los carbohidratos y grasas y es necesario para poder digerir y absorber determinadas vitaminas y minerales. Además, nos protege frente a organismos patógenos que proliferan a un pH superior. De hecho, cuando nuestro estómago funciona correctamente, el ácido clorhídrico lleva el pH del estómago a un rango de aproximadamente 1,5-3,0, un ácido lo suficientemente fuerte como para producir un agujero en un trozo de madera al caer sobre él. El revestimiento interior de nuestro estómago está preparado para soportar esta acidez, pero las paredes del esófago no, produciéndose daños en las mismas cuando el contenido del estómago regresa a ellas.

Cuando nuestro estómago no segrega suficiente ácido clorhídrico, se da la malabsorción de nutrientes y nos encontramos más vulnerables al crecimiento bacteriano. Esta condición se denomina hipoclorhidria (producción baja de CLH) o aclorhidria (ausencia completa de CHL) y es un problema más común de lo que podemos imaginar.

SÍNTOMAS DE LA INSUFICIENCIA DE ÁCIDO CLORHÍDRICO

Los síntomas de la hipoclorhidria incluyen:

–          Hinchazón abdominal

–          Nauseas al tomar suplementos

–          Malestar de estómago

–          Ardores

–          Flatulencias y eructos

–          Diarrea

–          Uñas y pelo débiles y quebradizos

–          Capilares dilatados en las mejillas y nariz

–          Acné post-adolescente

–          Deficiencia de hierro y otros minerales

–          Infecciones intestinales

–          Alimentos no digeridos en las heces

Además, puede conllevar la aparición de desórdenes asociados como asma, celiaquía, enfermedades autoinmunes, diabetes, eczema, alergias alimentarias…

¿CÓMO PUEDE LA FALTA DE ACIDEZ ESTOMACAL PRODUCIR ERGE?

Como ya se ha mencionado, la hipoclorhidria fomenta que los microorganismos patógenos que se encuentran en el estómago permanezcan con vida, debido a que su pH no es lo suficientemente bajo como para destruirlos.

Del mismo modo, al no existir suficiente ácido clorhídrico en el estómago, los alimentos no se  degradan correctamente, dando lugar a la fermentación de los mismos en el estómago y la producción de gases.

Todo ello conduce al aumento de la presión intra-abdominal, que da lugar a que el esfínter esofágico interior no funcione como es debido, permitiendo el reflujo del contenido estomacal hacia el esófago. (Imagen 1)

¿POR QUÉ FALTA DE ACIDEZ Y NO EXCESO DE ELLA?

En la literatura científica está bien establecido que el riesgo de Reflujo Gastroesofágico aumenta exponencialmente con la edad (ref.1), sin embargo, según distintos estudios, la secreción de ácido clorhídrico generalmente disminuye con la edad (ref.2,3) lo que nos lleva a pensar que la mayoría de las veces asociamos el ERGE a la hiperacidez de forma errónea.

2

Imagen 2: Secreción media del ácido del estómago de la segunda a la octava Década (Wright, 2001, p.20)

 

Por tanto, tratar los síntomas de acidez estomacal y reflujo gastroesofágico mediante la toma de antiácidos que reducen aún más la secreción de ácido estomacal, no es siempre una forma eficaz ni segura de abordar el problema.

Hay distintas pruebas para medir los niveles de ácido en el estómago, por lo que antes de iniciar la toma de antiácidos o fármacos inhibidores de la bomba de protones (4) como el omeprazol para paliar sus síntomas, es importante conocer exactamente la causa que produce su acidez, ya que en caso de ser mal tratada, esto únicamente puede empeorar su salud.

 

 

Referencias:

  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15478847
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3771980
  • Sharp G.S, Fister H.W. The diagnosis and treatment of achlorhydria: ten-year study.
  • Los inhibidores de la bomba de protones son medicamentos cuya acción principal es la reducción pronunciada y duradera de la producción de ácido en el jugo gástrico.
  • Wright J.V, Lenard L. Why stomach acid is good for you: Natural Relief from Heartburn, Indigestion, Reflux and GERD.

 

 

Thais Aranda
Dietista – Especialista en nutrición deportiva.

CONTACTA CON NOSOTROS

Información importante sobre Cookies:

Este sitio web utiliza cookies propias para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies