Las manos del fisioterapeuta: su principal herramienta de trabajo

Las manos del fisioterapeuta: su principal herramienta de trabajo

 

 

Cuando alguien nos dice que es fisioterapeuta, inconscientemente dirigimos nuestra atención hacia sus manos y pensamos que tienen algo especial. Son la herramienta de trabajo más valiosa para esa persona. Pero, ¿para ser un buen fisioterapeuta hay que tener las manos de algún modo especial?, ¿cómo deberían ser las manos de un buen terapeuta manual?

 

No tiene mucha importancia su forma, lo importante es cómo se utilizan. Las manos de un buen fisioterapeuta deben ser expertas en recibir información a través de la palpación.

Desde las manos del fisioterapeuta se ha de transmitir el conocimiento que se posee de anatomía, patología, fisiología,… son otros ojos para el terapeuta, fundamentales para diagnosticar, valorar y tratar.

Con ellas recibimos mucha de la información que necesitamos saber para poder ayudar o curar a una persona.

Las manos reciben la información de la temperatura, elasticidad, textura, movilidad de los diferentes tejidos, órganos y estructuras que forman el cuerpo.

Es una de las formas de expresión del conocimiento científico del fisioterapeuta.

No solo son una herramienta de diagnóstico y tratamiento, también es con lo que nos comunicamos con el paciente aliviando el dolor con multitud de técnicas manuales.

 

Las manos tienen muchísimas terminaciones nerviosas, la punta de los dedos es una de las zonas con más terminaciones nerviosas del cuerpo humano, la principal fuente de información táctil. Tenemos unos 17.000 corpúsculos del tacto en cada mano, haciendo que reciban una valiosa información en la palpación y enviándola al cerebro para poder interpretarla.

 

Como dijo Aristóteles, “las manos son el instrumento de los instrumentos”. Sin ellas perderíamos la comunicación directa con el paciente, perdiendo mucha información que recibimos a través del tacto de las manos expertas del fisioterapeuta.

 

Por eso, es muy importante trabajar el sentido del tacto como recomienda el dr. Sutherland: “desarrollar dedos  con neuronas en las yemas, dedos capaces de sentir y de ver. Enseñar a los dedos a sentir, pensar y ver y después tocar”.

 

Por todos estos motivos son importantes las manos de un fisioterapeuta y que se entienda por qué son su mayor herramienta ya que sin ellas perdería todo su valor.

 

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº : 5374

Marina-fisioterapeuta-trainerclub

tcadmin (Author)

View Post

Uso de cookies

“Trainerclub le informa para cumplir con el Real Decreto – ley 13/2012 de 30 de marzo que nuestro sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación, pudiendo deshabilitar esta opción desde su navegador”. Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies