ACIDEZ ESTOMACAL Y ERGE

Si le preguntas a cualquier persona en la calle qué causa la acidez de estómago, la gran mayoría te dirán que “mucho ácido en el estómago”. De hecho, lo más común cuando sentimos pesadez y ardor de estómago después de comer, es salir corriendo a tomar un antiácido (¿quién no ha recurrido alguna vez a la famosa sal de frutas después de una comilona?).

Pero, ¿sabemos realmente qué causa el ardor de estómago?.aeerg

La acidez estomacal o ardor de estómago se caracteriza por una sensación de ardor o quemazón justo debajo o detrás del esternón. Esto se produce cuando el contenido del estómago regresa hacia el esófago, y se le denomina reflujo gastroesofágico (ERGE). En condiciones normales, el Esfínter Esofágico Interior, actúa como una válvula que impide el regreso del líquido estomacal al esófago, pero en el caso de ERGE, este permanece abierto provocando las molestias anteriormente mencionadas. Habitualmente, relacionamos esta afección con un exceso de acidez en el estómago, pero la realidad es que esto no siempre es así.

Problemas de digestión frecuentes, sensación de pesadez e hinchazón abdominal después de comer, sensación de ardor tras determinadas comidas, gases…son síntomas que pueden deberse justo a la condición contraria: la falta de acidez estomacal.

 

(Imagen 1)

Para entender esto, empecemos por el principio:

La digestión es un proceso muy complejo mediante el cual, los alimentos que ingerimos se incorporan a nuestro organismo. Uno de los pasos imprescindibles para una correcta digestión, es la secreción de ácido clorhídrico por el estómago. Este ácido, permite la degradación de las proteínas, apoya la digestión de los carbohidratos y grasas y es necesario para poder digerir y absorber determinadas vitaminas y minerales. Además, nos protege frente a organismos patógenos que proliferan a un pH superior. De hecho, cuando nuestro estómago funciona correctamente, el ácido clorhídrico lleva el pH del estómago a un rango de aproximadamente 1,5-3,0, un ácido lo suficientemente fuerte como para producir un agujero en un trozo de madera al caer sobre él. El revestimiento interior de nuestro estómago está preparado para soportar esta acidez, pero las paredes del esófago no, produciéndose daños en las mismas cuando el contenido del estómago regresa a ellas.

Cuando nuestro estómago no segrega suficiente ácido clorhídrico, se da la malabsorción de nutrientes y nos encontramos más vulnerables al crecimiento bacteriano. Esta condición se denomina hipoclorhidria (producción baja de CLH) o aclorhidria (ausencia completa de CHL) y es un problema más común de lo que podemos imaginar.

SÍNTOMAS DE LA INSUFICIENCIA DE ÁCIDO CLORHÍDRICO

Los síntomas de la hipoclorhidria incluyen:

–          Hinchazón abdominal

–          Nauseas al tomar suplementos

–          Malestar de estómago

–          Ardores

–          Flatulencias y eructos

–          Diarrea

–          Uñas y pelo débiles y quebradizos

–          Capilares dilatados en las mejillas y nariz

–          Acné post-adolescente

–          Deficiencia de hierro y otros minerales

–          Infecciones intestinales

–          Alimentos no digeridos en las heces

Además, puede conllevar la aparición de desórdenes asociados como asma, celiaquía, enfermedades autoinmunes, diabetes, eczema, alergias alimentarias…

¿CÓMO PUEDE LA FALTA DE ACIDEZ ESTOMACAL PRODUCIR ERGE?

Como ya se ha mencionado, la hipoclorhidria fomenta que los microorganismos patógenos que se encuentran en el estómago permanezcan con vida, debido a que su pH no es lo suficientemente bajo como para destruirlos.

Del mismo modo, al no existir suficiente ácido clorhídrico en el estómago, los alimentos no se  degradan correctamente, dando lugar a la fermentación de los mismos en el estómago y la producción de gases.

Todo ello conduce al aumento de la presión intra-abdominal, que da lugar a que el esfínter esofágico interior no funcione como es debido, permitiendo el reflujo del contenido estomacal hacia el esófago. (Imagen 1)

¿POR QUÉ FALTA DE ACIDEZ Y NO EXCESO DE ELLA?

En la literatura científica está bien establecido que el riesgo de Reflujo Gastroesofágico aumenta exponencialmente con la edad (ref.1), sin embargo, según distintos estudios, la secreción de ácido clorhídrico generalmente disminuye con la edad (ref.2,3) lo que nos lleva a pensar que la mayoría de las veces asociamos el ERGE a la hiperacidez de forma errónea.

2

Imagen 2: Secreción media del ácido del estómago de la segunda a la octava Década (Wright, 2001, p.20)

 

Por tanto, tratar los síntomas de acidez estomacal y reflujo gastroesofágico mediante la toma de antiácidos que reducen aún más la secreción de ácido estomacal, no es siempre una forma eficaz ni segura de abordar el problema.

Hay distintas pruebas para medir los niveles de ácido en el estómago, por lo que antes de iniciar la toma de antiácidos o fármacos inhibidores de la bomba de protones (4) como el omeprazol para paliar sus síntomas, es importante conocer exactamente la causa que produce su acidez, ya que en caso de ser mal tratada, esto únicamente puede empeorar su salud.

 

 

Referencias:

  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15478847
  • https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3771980
  • Sharp G.S, Fister H.W. The diagnosis and treatment of achlorhydria: ten-year study.
  • Los inhibidores de la bomba de protones son medicamentos cuya acción principal es la reducción pronunciada y duradera de la producción de ácido en el jugo gástrico.
  • Wright J.V, Lenard L. Why stomach acid is good for you: Natural Relief from Heartburn, Indigestion, Reflux and GERD.

 

 

Thais Aranda
Dietista – Especialista en nutrición deportiva.

Uso de cookies

“Trainerclub le informa para cumplir con el Real Decreto – ley 13/2012 de 30 de marzo que nuestro sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación, pudiendo deshabilitar esta opción desde su navegador”. Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies