Acercamiento a las tendinopatías

El dolor localizado en el tendón es una patología musculoesquelética muy frecuente en nuestros días. La nomenclatura alrededor del dolor crónico en el tendón es confusa. Hasta hace unos años se consideraba que el dolor crónico a nivel del tendón comportaba la presencia de un componente inflamatorio y los términos tendinitis aguda y crónica se usaban de forma habitual.

Actualmente, el estudio histológico ha demostrado que no hay signos de inflamación por lo que no deberían usarse estas palabras.

Hoy en día se usa el término tendinopatía para designar los síntomas dolorosos crónicos en una zona del tendón.

Las tendinopatías provocan impotencia funcional en la persona que la padece, lo que reduce la calidad de vida afectando al entorno laboral y social.

Son una patología de difícil tratamiento en el que es fundamental la fisioterapia.

Actualmente son varias las teorías que intentan explicar el origen del dolor:

  1. Modelo tradicional: propone que el sobreuso del tendón provoca inflamación y, por lo tanto, dolor. Pero la ausencia de marcadores inflamatorios pondrá en entredicho esta teoría. Varios autores han observado macroscópicamente presencia de tendón blando o con fibras de colágeno desorganizadas (degeneración mucoide o mixoide).  Microscópicamente, se observan fibras de colágeno desorganizadas y separadas por un aumento de la sustancia fundamental.

La fase inflamatoria, en caso de existir, realmente sería muy corta como demuestran numerosos estudios.

 

  1. Modelo mecánico: atribuye el dolor a la lesión de las fibras de colágeno aunque existen situaciones donde el tendón está completamente intacto y también hay dolor.

Una variante de esta teoría afirma que no es la rotura de colágeno lo que produce dolor, sino el colágeno intacto residual contiguo al lesionado debido al estrés añadido que supera su capacidad normal de carga.

 

  1. Modelo bioquímico: dice que la causa del dolor es una irritación química debido a una hipoxia regional y a la falta de células fagocitarias para eliminar productos nocivos de la actividad celular. Por lo tanto, el dolor en las tendinosis podría estar causado por factores bioquímicos que activan los nociceptores, la sustancia P y los neuropéptidos.

 

  1. Modelo vásculo-nervioso: basado en el daño neural y la hiperinervación. Sugiere que las fibras nerviosas positivas para la sustancia P se encuentran localizadas en la unión hueso-periostio-tendón, de tal manera que los microtraumatismos repetidos en la inserción del tendón dan lugar a un proceso cíclico de isquemias repetidas que favorece la liberación de sustancia P facilitando la hiperirnevación sensitiva nociceptiva en el lugar de la inserción.

 

Este modeloa es actualmente el  más aceptado aunque hay diferentes autores que optan por un  modelo interador que engloba los 4 modelos explicados hasta ahora.

5.    Modelo metabólico: dice que el pH de los tejidos conjuntivo) y de la sangre debiera ser ligeramente alcalino para compensar la acidez o pérdida de electrones que causan las funciones vitales, actividades diarias y estrés. Esto nos previene de pequeñas microrroturas que a la larga pueden producir alguna rotura más grave o una desorientación de las fibras (causa principal de las tendinopatías).

Como medida de prevención a estas lesiones es importante adoptar una dieta alcalina en nuestro estilo de vida.

Tratamiento de fisioterapia en las tendinopatías: aunque el abordaje es complicado con un tratamiento completo se pueden conseguir muy buenos resultados.

  • Reducción de la carga y descanso relativo.
  • Corrección biomecánica.
  • Reeducación postural.
  • Crioterapia: disminuye la extravasación de sangre desde los capilares neoformados en la tendinosis. También puede disminuir el metabolismo del tendón.
  • Masaje de los tejidos blandos incrementando el reclutamiento de fibroblastos y promoviendo la recuperación del tendón.
  • Electroterapia: ultrasonidos, láser, E.P.I.,…
  • N.F.
  • Propiocepción.
  • Estiramientos de los músculos hipertónicos.

Marina I. Garrido

Fisioterapeuta

Colegiada nº: 5374

Marina-fisioterapeuta-trainerclub

 

 

 

 

 

Referencias:

Ezzatvar De Llago Y., Gómez Contreras P.  “La aportación de Jill Cook al estudio de la patología tendinoso”.

Uso de cookies

“Trainerclub le informa para cumplir con el Real Decreto – ley 13/2012 de 30 de marzo que nuestro sitio web utiliza cookies tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación, pudiendo deshabilitar esta opción desde su navegador”. Política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies